jueves, 29 de marzo de 2012

Gokaiger Goseiger Super Sentai 199 Hero Great Battle


Esta película presenta el clásico ya encuentro del Súper Sentai en emisión (en el momento del estreno de la película) con su predecesor. En este caso, los miembros de Kaizoku Sentai Gokaiger conociendo (¡y luchando contra ellos!, al menos en un principio) a Tensou Sentai Goseiger.

Pero también es más, es mucho más. Su título completo es: Gōkaijā Goseijā Sūpā Sentai Hyakukyūjūkyū Hīrō Daikessen. En castellano seria algo así como: Gokaiger Goseiger: La Gran Batalla Súper Sentai de los 199 Héroes. Todo comienza cuando reaparece el villano Súper Sentai original: Black Cross King, el que fuera la Némesis de Himitsu Sentai Goranger.

¡Y que batalla! En un principio, los Goseiger desconfían y MUCHO de Marvelous y su tripulación. Pero se verán obligados a colaborar para librar la más decisiva, la más dura batalla que jamás hayan librado dos Súper Sentai juntos.

Black Cross King logra resucitar a varios de los villanos más peligrosos que jamás se hayan visto. Hadess God Dagon, Brajira o Yogoshimacritein son los que más problemas causan, aunque se llegan a ver más en la batalla final. También tenemos ocasión de ver a antiguos miembros de pasados Súper Sentai: Daigoro Oume (Denji Blue), Ryo De la Estrella Celestial (Ryu Ranger) y Kodou Oume ”Umeko” (Deka Pink) .

Esta película es, ante todo y sobre todo, una apasionante celebración de los Súper Sentai. No diré como, pero el titulo de “199 Heroes” no es gratuito. 199 héroes acaban posando juntos, acaban usando todos su poder para luchar contra el villano. Observad en toda su heroica gloria, el arma cargada con el poder de los 33 primeros Súper Sentai: ¡El Súper Sentai Bazooka!

Y, por supuesto, los 35 mechas (incluyendo a los legendarios Varibloom de Goranger y Sky Ace de JAKQ) peleando contra Black Colossus (la forma gigante y defnitiva del villano).

¿Merece la pena esta película? SI. Si la merece porque divierte. Es puro espectáculo, pura diversión, pura emoción. Y esto último no es gratuito. A quien esto escribe se le saltaron literalmente las lágrimas de la emoción en varias ocasiones. Da igual que no haya visto a alguno de los grupos. Da igual que aun me quede por ver mucho. Da igual.

Porque soy de los que pueden decirlo y sentirse orgullosos:

Yo estuve ahí, yo lo viví en su día como algo nuevo. Yo estuve a su lado y les vi derrotar al mal.