viernes, 20 de noviembre de 2009

Tokusatsu Eiga: Ghidorah, el Monstruo de Tres Cabezas


Advertencia: He tratado de mantener este texto libre de spoilers al máximo. Sin embargo, considero justo avisar que aun así, puede desvelar aspectos de la trama a quien no haya visto aun la película. Si sigue leyendo, es bajo su propia responsabilidad. Quien avisa no es traidor


Esta película es importante por una simple razón: Presenta al mayor rival de Godzilla. No tanto por poder, si no por carisma. Por eso, y porque es en esta película donde Rodan se ve admitido en la Corte Monstruosa tras su película en solitario.


La trama está llena de elementos característicos de la osadía de esta etapa. Tomemos como ejemplo la princesa extranjera poseída por una mente marciana (literal, una mente de Marte). O el asesino que la persigue preguntándose como sobrevivió a la destrucción del avión en el que viajaba (la salvaron los marcianos, palabra).


¿Y los monstruos? Hay una escena realmente cómica y con su punto de absurdo. Mothra (en estado larvario) les suelta un discurso a Rodan y Godzilla sobre la necesidad de unirse contra Ghidorah. Como no logra convencerles, decide enfrentarse sola al tricéfalo dragón del espacio exterior.


Esta escena para mi definió el carácter benévolo del personaje. Aclaro que durante todo el metraje mantiene su forma de oruga gigante. No hace un capullo y emerge como la titanesca polilla que todos los fans hemos aprendido a admirar.


King Ghidorah… me hizo gracia que teniendo tres cabezas, sean tres sus rivales. Una buena aparición. Me gustó el hecho de que sea volador. No hay tantos daikaiju voladores. No escasean. Pero tampoco abundan.


Puedo decir que disfruté con esta película. Más con la parte humana que con los monstruos, he de reconocerlo. Pero estos también cumplen su papel. Y del mayor disfrute de las habituales victimas de Godzilla tiene la culpa cierto detective de la policía. Se parece muchísimo a un científico al que todos damos por muerto.


Es una historia que se disfruta. Hoy en día puede parecer absurda, pero ni de lejos llega a los niveles de delirio de ciertas entregas de la etapa showa. Como el vuelo de Godzilla o su baile de la victoria.


Ghidorah, el Monstruo de 3 Cabezas no es la mejor de su serie. Tampoco es la peor. Es una más y cumple, que no es poco. Da para entretenerse un rato largo, y con sinceridad, eso es lo que toda película debería de cumplir ante todo y sobre todo.


Por hoy, la Sala de Proyección cierra, pero estad tranquilos, habrá más.


¡Nos leemos!



Proxima actualizacion: Martes con Pausa Publicitaria

2 comentarios:

Wingspan dijo...

La verdad es que la pelícual entretiene, y sirvió como punto de inflexión triple (como las cabezas de Gidorah): fue la primera aparición del que es considerado el archirival de Godzilla, la primera vez que Godzilla actúa como protector de la Tierra (que no de la humanidad) y la primera vez que necesita aliados para enfrentarse a su enemigo.

Eso sí, que CUTRE es el disfraz de Rodan, qué CUTRE....

Deka Black dijo...

Lo de Rodan... no voy a discutirlo, porquela verdad es quesi, es malo. Y otra cosa más: ¿nadie le pregunta al detective ese que si tiene parientes cientificos? :P