jueves, 21 de febrero de 2013

Madan Senki Ryukendo: Opinion Final



Y llegamos al final. Madan Senki Ryukendo es una serie que, aun sin ser de mis favoritas, me gusta. No se toma en serio a si misma, está llena de comedia y humor. Ese es justo el detalle que la hace coherente. Akebono City sufre constantes ataques de los demonios. Tanto de hecho, que para sus habitantes es una cosa cotidiana y habitual. No se desesperan. Es como un terremoto o la declaracion de la renta. Algo que forma parte del paisaje de sus vidas.

Hablar sobre los Jamanga para ellos es tan habitual como hablar del tiempo, por ejemplo.  No pocas veces se ven peluches de los tsukaima y en la comisaria tienen una silueta de aviso con la foto del Doctor Gusano.

Una serie llena de comedia y de accion. De hecho, es como un manga de carne y hueso, solo hay que fijarse en los personajes. ¿Hay series mejores? Sin duda. Pero esta en concreto tiene el encanto de tener esos detalles que la acaban por dar personalidad propia, que hacen que este o aquel otro capítulo o momento se recuerden más que los otros.

Es divertida, es entretenida, y tan solo el final (donde los personajes tiene que hacer un sacrificio que da rabia) se hace un tanto fastidioso. Pero cumple su función, aunque se note demasiado que la estrella de la función es Narukami. Divierte, hay grandes escenas de acción y se recuerda con cariño.

Y eso es mucho más de lo que algunos pueden decir.

¡Nos leemos!

2 comentarios:

Coke Fernández dijo...

Quizás precisamente que tuviera tanto humor hizo que dejara de verla. Al principio me gustó y algunas batallas fueron muy buenas, pero pronto acabé cansándome :/

Deka Black dijo...

Una pena, porque hay capitulos realmente memorables en la segunda mitad. Aunque tengo que reconocer que el capitulo del concurso es un tanto absurdo.