jueves, 18 de septiembre de 2008

Arqueologia Videojueguil 18: Chichen Itzá


Y hoy, llegamos al capitulo final de la trilogía de Ci-U-Than. Tras enfrentarnos a la perfidia de Ix-Chell y atravesar los templos de Tulum y Cobá, llegamos a nuestro destino final: Chichen Itza. La mítica ciudad maya, con sus secretos para que nosotros los descubramos.


Cuando llegamos, nos enfrentamos a la Puerta de las Arañas, obstáculo fácil de superar… y no digo más. La ciudad parece estar desierta. Parece, porque no hay nadie vivo, salvo nosotros. En las viejas ruinas conoceremos a espectros del pasado esplendor de la urbe. Espectros a los que deberemos ayudar para poder avanzar en nuestra búsqueda. Entre ellos, el mismísimo Kukulcan, la Serpiente Emplumada.


Nuestro objetivo es desentrañar los secretos de su pirámide. Y una vez lo logremos, atravesar el Xibalbá, el inframundo maya y allí… la ansiada recompensa a todos nuestros esfuerzos.


Chichén Itzá es, ante todo, una aventura larga (en mapeado y en tiempo de resolución) y difícil. Uno se queda más que satisfecho al resolver sus puzzles. Esta es un autentico desafío para cualquier aventurero que presuma de tal nombre. Ni más, ni menos.



La primera parte nos tendrá recorriendo todos y cada uno de los rincones de Chichen Itzá: la pirámide, el observatorio, el altar de Chac Mool, el juego de pelota… El altar en concreto será de los más visitados debido a su papel en gran parte de los puzzles.


La segunda, tras unas breves escenas al más puro estilo Indiana Jones, nos obligará a enfrentarnos a más de un dios en el submundo maya. Y también traerá de vuelta a dos personajes añorados: cierta prostituta de San Marcos. Y cierto ave verde con problemas intestinales. A este ultimo en concreto, un servidor le echaba mucho de menos, y no pudo sino alegrarse cuando volvió a verle.


Esta aventura fue además objeto de un concurso en el CAAD (Club de Aventuras AD). Los ganadores serian los 10 primeros aventureros en enviar la solución completa de la aventura. Y hasta ese momento no se publicaría la misma. Y algunos nos desesperamos por la tardanza en completarse la lista.


¿Mi opinión? Una Gran Aventura, con mayúscula. Y como todas las grandes, uno acaba por sentir pena al terminarla y tener que abandonar los lugares que ha visitado y los personajes que ha conocido. Incluso al diarreico Kuill. Ah, a ese plumífero siempre le echaré de menos.


Probad esta trilogía. Os aseguro muchas cosas: os cabreareis, mandareis a paseo a los autores, rechinareis los dientes de rabia. Pero si aguantáis, también os alegraréis, desentrañareis enigmas increíbles y demostrareis que la Aventura sigue viva.


Y hasta aquí ha llegado este especial. Y como se que el ser aventurero es una enfermedad incurable, el mes que viene, volveremos a nuestra programación habitual (un único titulo comentado), pero será uno con genuino sabor patrio. ¡Conoceréis al Jabato!


¡Nos leemos!

2 comentarios:

planseldon dijo...

Excelente comentario. Yo ya no me acuerdo si llegué a acabarme esta aventura o si tan siquiera no completé la primera parte, tengo un black out total al respecto. Ahora la he empezado a rejugar y es buena, buena. Una gozada.

Por cierto, he añadido los enlaces en la wikiCAAD a tus comentarios, y te he abierto una página, pásate si puedes para completarla.

Deka Black dijo...

OkSeldon. Ahora no, porque solo he entrado a mirar el correo antes de irme al curro, pro esta noche cuando vuelva lo hago ;)

Y ppor supuesto que e suna gozada. Cuando llegues a la segunda parte, si persveras te encontraras con cierto personaje...